Extraído de: The risks of self-made diets: the case of an amateur bodybuilder – Della Guardia et al.; licensee BioMed Central. 2015 – https://doi.org/10.1186/s12970-015-0077-8

Seguir las dietas de bricolaje (hágalo usted mismo), así como consumir suplementos que excedan de lejos los niveles de ingesta diaria recomendados, es común entre los atletas; estos hábitos alimenticios a menudo conducen a un consumo excesivo de algunos macro y / o micronutrientes, exponiendo a los atletas a riesgos potenciales para la salud. 

El objetivo de este estudio es documentar el desarrollo de posibles efectos adversos en un culturista amateur de 33 años de edad que consumió durante 16 años una dieta de alto valor proteico de bricolaje asociada a la suplementación de nutrientes. Se evaluaron la composición corporal, medidas bioquímicas y hallazgos anamnésicos. 

Conclusión 

Este estudio proporciona datos preliminares de los riesgos potenciales de una suplementación dietética de bricolaje a largo plazo y una dieta alta en proteínas. En este caso, el malestar abdominal permanente se evidenció en un fisicoculturista aficionado con una ingesta superior al límite superior tolerable de vitamina A, selenio y zinc, de acuerdo con nuestras recomendaciones nacionales y actualizadas. 

Como muchos atletas aficionados suelen adoptar dietas y suplementos de fabricación propia, sería aconsejable que sean supervisados para prevenir riesgos para la salud debido a una dieta de bricolaje prolongada y una suplementación excesiva. 

Si una suplementación programada de algunos y ciertos compuestos de macronutrientes podrían mejorar la adaptación muscular al entrenamiento, ninguna razón precisa, incluso entre los atletas, parece justificar una ingesta masiva de algunos nutrientes, especialmente vitaminas y minerales, si el régimen dietético proporciona una Variedad suficiente de alimentos. Por lo tanto, se han realizado muchos esfuerzos para identificar los rangos de seguridad de la ingesta de macro y micronutrientes. 

El propósito de este estudio es documentar el desarrollo de posibles efectos adversos en un culturista aficionado en una dieta de alto valor proteico DIY a largo plazo asociada a la suplementación de nutrientes. 

Como se mostró en este caso, la práctica común de adoptar regímenes nutricionales “hechos por ellos mismos” entre atletas aficionados puede llevar a una sintomatología gastrointestinal inusual. Además, las futuras complicaciones crónicas no pueden ser descartadas por completo. Aunque muchos culturistas aficionados creen que ” es mucho mejor” subestima la importancia de la dieta y sobrestima los efectos de los suplementos, sin darse cuenta  los efectos secundarios de los “suplementos excesivos”. 

Para prevenir efectos de salud crónicos y graves, los nutricionistas y entrenadores deben aconsejar a los atletas sobre los posibles riesgos de las dietas de fabricación propia que brindan suplementos adicionales, especialmente cuando se llevan a cabo durante mucho tiempo. 

Bibliografía.

  1. Petrotti A, Naughton DP, Pearce G, Bailey R, Bloodworth A, McNamee M. Suplemento nutricional por parte de jóvenes deportistas de élite del Reino Unido: falacia de consejos sobre la eficacia. J Int Soc Sports Nutr. 2008; 15: 5–22.Google Académico
  2. Giannopoulou I, Noutsos K, Apostolidis N, Bayios I, Nassis GP. El nivel de rendimiento afecta la ingesta de suplementos dietéticos tanto de atletas individuales como de equipos de deportes J Sports Sci Med. 2013; 12 (1): 190–6. 2013.PubMed CentralPubMedGoogle Académico
  3. Walter P. Hacia la seguridad de las vitaminas y minerales. Toxicol Lett. 2001; 120: 83–7.Ver artículoPubMedGoogle Scholar
  4. Allen LH, Haskell M. Estimación del potencial de toxicidad de la vitamina a en mujeres y niños pequeños. J Nutr. 2002; 132 (9 Suppl): 2907S – 19.PubMedGoogle Scholar
  5. Mosher LR. Efectos secundarios y toxicidad del ácido nicotínico: una revisión. Soy J Psiquiatría. 1970; 126: 1290–6.Ver artículoPubMedGoogle Scholar
  6. Cohen PA, Travis JC, Venhuis BJ. Un análogo de la metanfetamina (N, α-dietil-feniletilamina) identificado en un suplemento dietético convencional. Prueba de drogas anal. 2013; 6 (7-8): 805–7.Ver artículoPubMedGoogle Scholar
  7. Plotan M, Elliott CT, Frizzell C, Connolly L. Interruptores endocrinos estrogénicos presentes en los suplementos deportivos. Una evaluación de riesgos para la salud humana. Food Chem. 2014; 159: 157–65.Ver artículoPubMedGoogle Scholar
  8. Kerksick C, Harvey T, Stout J, Campbell B, Wilborn C, Kreider R, y otros. Posición de la sociedad internacional de nutrición deportiva puesto: cronometraje de nutrientes. J IntSoc Sports Nutr. 2008; 5: 17.Ver artículoGoogle Académico
  9. Asociación Dietética Americana; Dietistas de Canadá; Colegio Americano de Medicina Deportiva, Rodríguez NR, Di Marco NM, Langley S. Colegio Americano de medicina deportiva puesto de posición. Nutrición y rendimiento atlético. Med Sci Sports Exerc. 2009; 41 (3): 709–31.Ver artículoGoogle Académico
  10. Pautas dietéticas basadas en alimentos en la Región Europea de la OMS. Programa de Nutrición y Seguridad Alimentaria, Oficina Regional de la OMS para Europa, 2003. Copenhague, Dinamarca, Número de identificación: E79832, 10-35. http://www.euro.who.int/__data/assets/pdf_file/0017/150083/E79832.pdf.
  11. Società Italiana di nutrizione clinica. LARN, Livelli Di Assunzione di Riferimento di Nutrienti ed energia per la popolazione Italiana, IV Revisione. Coordinación editoriale SINU-INRAN. Milano: SICS; 2014.Google Scholar
  12. Margie Lee G. La nutrición y su metabolismo. En: Mahan LK, Eschott-Stump S, editores. La terapia de alimentación y nutrición de Krause. Filadelfia: Saunders, Elsevier; 2008. p. 43-109.Google Académico
  13. Harris JA, Benedict FG. Un estudio biométrico del metabolismo basal en el hombre. Proc Natl Acad Sci US A. 1918; 4 (12): 370–3.Ver artículoPubMed CentralPubMedGoogle Académico
  14. Campbell EL, Seynnes OR, Bottinelli R, McPhee JS, Atherton PJ, Jones DA, y otros. Adaptaciones del músculo esquelético a la inactividad física y posterior reentrenamiento en hombres jóvenes. Biogerontología. 2013; 14 (3): 247–59.Ver artículoPubMedGoogle Scholar
  15. Calder PC. Ácidos grasos poliinsaturados, procesos inflamatorios y enfermedades inflamatorias del intestino. Mol Nutr Food Res. 2008; 52 (8): 885–97.Ver artículoPubMedGoogle Scholar
  16. Thompson FE, Subar AF. Metodología de valoración dietética. En: Coulston AM, Boushey CJ, Ferruzzi MG, editores. La nutrición en la prevención y tratamiento de enfermedades. 3ª ed. Oxford: Elsevier; 2013. p. 5–29.Ver artículoGoogle Académico
  17. Turconi G, Guarcello M, Berzolari FG, Carolei A, Bazzano R, Roggi C. Una evaluación de un atlas de fotografía de alimentos en color como una herramienta para cuantificar el tamaño de las porciones de alimentos en estudios epidemiológicos de dietas. Eur J Clin Nutr. 2005; 59 (8): 923–31.Ver artículoPubMedGoogle Scholar
  18. Banca dati di composizione alimenti per studi epidemiologici in Italia. Istituto Europeo di Oncologia. http://www.bda-ieo.it/ . Accedido el 18 de enero de 2015.
  19. FAO / OMS / UNU. Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura / Organización Mundial de la Salud / Universidad de las Naciones Unidas. Requerimientos energéticos humanos. Informe de una consulta conjunta de expertos FAO / OMS / UNU Roma. Serie de informes técnicos de la FAO sobre alimentación y nutrición No 1, 2004.Google Scholar
  20. Sarowska J, Choroszy-Król I, Regulska-Ilow B, Frej-Mądrzak M, Jama-Kmiecik A. El efecto terapéutico de las bacterias probióticas en las enfermedades gastrointestinales. Adv Clin Exp Med. 2013; 22 (5): 759–66.PubMedGoogle Scholar
  21. Cappello C, Tremolaterra F, Pascariello A, Ciacci C, Iovino P. Un ensayo clínico aleatorizado (ECA) de una mezcla simbiótica en pacientes con síndrome del intestino irritable (SII): efectos sobre los síntomas, el tránsito colónico y la calidad de vida. Int J Colorectal Dis. 2013; 28 (3): 349–58.Ver artículoPubMed CentralPubMedGoogle Académico
  22. McArdle WD, Katch FI, Katch VL. Deporte y nutrición del ejercicio. 3ª ed. Philadephia: Lippincott Williams & Wilkins; 2008.Google Scholar
  23. Blachier F, Mariotti F, Huneau JF, Tome D. Efectos de los metabolitos luminales derivados de aminoácidos en el epitelio colónico y las consecuencias fisiopatológicas. Aminoácidos. 2007; 33: 547–62.Ver artículoPubMedGoogle Scholar
  24. Lin HC, Visek WJ. Daño a las células de la mucosa del colon por amoníaco en ratas. J Nutr. 1991; 121: 887-93.PubMedGoogle Scholar
  25. Cremin Jr JD, Fitch MD, Fleming SE. La glucosa alivia la inhibición del metabolismo de los ácidos grasos de cadena corta inducida por el amoníaco en células epiteliales de colon de rata. Am J Physiol Gastrointest Hígado Physiol. 2003; 285: G105-14.Ver artículoPubMedGoogle Scholar
  26. Andriamihaja M, Davila AM, Eklou-Lawson M, Petit N, Delpal S, Allek F, et al. El contenido luminal del colon y la morfología de las células epiteliales se modifican notablemente en ratas alimentadas con una dieta alta en proteínas. Am J Physiol Gastrointest Hígado Physiol. 2010; 299: G1030–7.Ver artículoPubMedGoogle Scholar
  27. Ministerio de Sanidad italiano. http://www.salute.gov.it/imgs/c_17_paginearee_1268_listafile_itemname_5_file.pdf. Accedido el 15 de octubre de 2014.
  28. Instituto de medicina: ingestas dietéticas de referencia para la vitamina A, vitamina K, arsénico, boro, cromo, cobre, yodo, hierro, manganeso, molibdeno, níquel, silicio, vanadio y zinc. Panel sobre micronutrientes, subcomités sobre niveles de referencia superiores de nutrientes y de interpretación y uso de ingestas dietéticas de referencia, y el Comité permanente sobre la evaluación científica de ingestas dietéticas de referencia: National Academy Press. Washington; 2001.Google Scholar
  29. Lavigne PM, Karas RH. El estado actual de la niacina en la prevención de enfermedades cardiovasculares: una revisión sistemática y metarregresión. J Am CollCardiol. 2013; 61 (4): 440–6.Ver artículoGoogle Académico
  30. Guyton JR, Goldberg AC, Kreisberg RA, Sprecher DL, Superko HR, O’Connor CM. Eficacia de la administración nocturna de niacina de liberación prolongada sola y en combinación para la hipercolesterolemia. Soy J Cardiol. 1998; 82: 737–43.Ver artículoPubMedGoogle Scholar
  31. Guyton JR, Bays HE. Consideraciones de seguridad con la terapia con niacina. Soy J Cardiol. 2007; 99 (supl.): 22C – 31.Ver artículoPubMedGoogle Scholar
  32. Bothwell DN, Mair EA, Cable BB. La ingestión crónica de un centavo a base de zinc. Pediatría. 2003; 111 (3): 689–91.Ver artículoPubMedGoogle Scholar
  33. Maret W, Sandstead HH. Los requerimientos de zinc y los riesgos y beneficios de la suplementación con zinc. J Trace Elem en Med Biol. 2006; 20 (1): 3–18.Ver artículoGoogle Académico
  34. Organización Mundial de la Salud. Criterios de Salud Ambiental 221: Zinc. Ginebra: Organización Mundial de la Salud; 2001. p. 123–253.Google Académico
  35. Wiernicka A, Jańczyk W, Dądalski M, Avsar Y, Soch P, Schmidt H. Efectos secundarios gastrointestinales en niños con enfermedad de Wilson tratados con sulfato de zinc. Mundo J Gastroenterol. 2013; 19 (27): 4356–62.Ver artículoPubMed CentralPubMedGoogle Académico
  36. Yang G, Zhou R. Otras observaciones sobre la ingesta de selenio en la dieta máxima segura para humanos en un área selenífera de China. J Trace Elem Electrolytes Salud Dis. 1994; 8 (3–4): 159–65.PubMedGoogle Scholar
  37. Vinceti M, Wei ET, Malagoli C, Bergomi M, Vivoli G. Efectos adversos para la salud del selenio en los seres humanos. Rev Environ Health. 2001; 16 (4): 233–51.Ver artículoPubMedGoogle Scholar
  38. Mac Farquhar JK, Broussard DL, Melstrom P, Hutchinson R, Wolkin A, Martin C, et al. Toxicidad aguda por selenio asociada con un suplemento dietético. Arch Intern Med. 2010; 170 (3): 256–61.Ver artículoGoogle Académico
  39. Cohen PA. Riesgos de la retrospectiva: control de la seguridad de los suplementos nutricionales. N Engl J Med. 2014; 370: 1277–80.Ver artículoPubMedGoogle Scholar
  40. Administración de Alimentos y Medicamentos: suplementos contaminados CDER. Silver Spring , MD. http://www.accessdata.fda.gov/scripts/sda/sdNavigation.cfm?sd=tainted_supplements_cder&displayAll=false&page=6. Accedido el 5 de octubre de 2014.
  41. Geyer H, Parr MK, Koehler K, Mareck U, Schänzer W, Thevis M. Suplementos nutricionales contaminados y falsificados con sustancias dopantes. J Mass Spectrom. 2008; 43 (7): 892–902.Ver artículoPubMedGoogle Scholar
  42. Thomas A, Kohler M, Mester J, Geyer H, Schänzer W, Petrou M, et al. Identificación del péptido-2 liberador de la hormona del crecimiento (GHRP-2) en un suplemento nutricional. Prueba de drogas anal. 2010; 2 (3): 144–8.PubMedGoogle Scholar
Categories: Información

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *